En este momento estás viendo Buscando nuestro SER PROFESIONAL

Buscando nuestro SER PROFESIONAL

Por Fernanda Estevao Díaz

Hay que reconocer que la pandemia nos ha instalado, de manera acelerada, cambios profundos en la vida personal que han impactado de lleno en nuestros ámbitos laborales y profesionales, los cuales aún persisten y generan cuestionamientos constantes en nuestra forma de encarar las tareas diarias.

A mi entender, no sólo se introdujo la virtualidad, como forma de trabajo alternativa, sino también, una organización distinta del tiempo, maneras diferentes de comunicarnos y de plantear los temas que nos preocupan, valorando y dando prioridad a las personas y a las experiencias por encima de las cosas materiales.

Los hogares se convirtieron en oficinas, escuelas, gimnasios, etc. y sentimos la necesidad de administrar la convivencia sobrellevando las diversas actividades de familia en conjunto, hijos o pareja, incluidas las mascotas, inclusive organizar el tiempo en espacios de una sola persona. Aprendimos a enfocarnos en realizar acciones que permitieran no perder el contacto con nuestros seres queridos, amigos, clientes, equipos de trabajo, colegas, grupos de pertenencia, etc. generando espacios en la intención de compartir.


Uno de los grandes progresos de este período, es en el ámbito de la tecnología, con mayor conectividad, de lo que nos volvimos “casi” expertos y otro, no menos importante, es el de desarrollo de ciertas competencias más “blandas” para poder reacomodar nuestras vidas, lo cual no fue distinto en el ejercicio de la profesión que fuera. A todos y a cada uno nos ha afectado de en algún sentido.

Todo lo mencionado hasta aquí puso sobre la mesa varias cuestiones para revisar: la necesidad de contar con ciertos recursos externos e internos para sobrellevar las distintas situaciones como también hizo visibles las creencias que detentamos ante las variadas situaciones que afrontamos.

Tengamos en cuenta que las creencias son inevitables, las tenemos en modo “automático”. Se hacen presentes en el momento en que algo nos sucede e internamente nos produce una emoción que nos informa internamente si eso es “bueno” o “malo” para nosotros y tooooodo eso se sustenta con base en las creencias.

Para decirlo de una manera más fácil, las creencias son opiniones o “juicios” que tenemos hacia otr@s, hacia las circunstancias que atravesamos y, obviamente, hacia nosotros mism@s. Esto puede ayudarnos a avanzar, resolver temas y desarrollarnos o paralizarnos e incluso retroceder cuando nos dirigimos a lo que deseemos hacer. A estas últimas se las llama “creencias limitantes”.

Para trabajar con estas creencias que no nos favorecen en nuestro camino de evolución, te propongo, en primer lugar, tener tu propio observador atento a los pensamientos que habitualmente surgen, a tus emociones conexas, el lenguaje que utilizas y cual es la sensación

te produce en el cuerpo. Esta información nos permite “poner en palabras” ese juicio que hay detrás y que, en muchas oportunidades, ni nos damos cuenta que está, lo naturalizamos.

Por ejemplo:
 Hay que ser el/la mejor
 No debo cometer ningún error
 Tengo que ser perfecto/a
 Ese lugar/puesto/ámbito no es para mi
 No soy suficientemente bueno/a para …. (aquí lo que me gustaría lograr)
 No sirvo para (aquí lo que me gustaría lograr)
 Soy demasiado joven/vieja/o para …. ¿Qué?
 Y etcs …

El problema se produce cuando esto impacta en la vida laboral ya que nos autolimita al momento de querer alcanzar algún objetivo ya sea: postularnos a un nuevo cargo o trabajo, responder a una entrevista laboral, liderar equipos, coordinar acciones con otros, diseñar conversaciones, resolver conflictos, requerir un aumento de salario o de honorarios, comunicarnos efectivamente con clientes internos y externos, proveedores, jefes, pares o colaboradores, entre otros.

A esta altura es fundamental definir … Qué profesional quiero SER?


Para responder tendremos te invito a:
 Cuestionar tus propias creencias!
 Bucear en tus propios recursos para hacerlos disponibles

Y cuando escribo recursos se trata no solamente de aquellos “tangibles” como lugar físico, tiempo, dinero, personas que colaboren con nosotros sino también a los valores individuales (ética, respeto, responsabilidad, honestidad, solidaridad etc.) y a las habilidades esencialmente
humanas:
 Autoconocimiento
 Capacidad analítica y de aprendizaje
 Lenguaje de impacto
 Confianza (en otras personas, en el contexto, en mi)
 Flexibilidad
 Gestión emocional
 Y más …

Se pueden entrenar estas habilidades y desarrollarlas? Claro que si!!! Es una decisión que incluye hacer un proceso individual respetando la forma única y particular de ser de cada persona ampliando sus posibilidades de acción para lograr que estas competencias te acerquen a los objetivos que te propongas, posicionándote de una manera diferente y obteniendo relaciones interpersonales de calidad, kdiseñando y construyendo el propio SER PROFESIONAL

Y vos ya definiste qué PROFESIONAL querés SER?

Tomá un papel y una lapicera y Escribilo!!!

Espero tus comentarios!!!
https://www.linkedin.com/in/fernandaestevaodiazcoordenarhyr/

Fernanda Estevao Díaz

Deja una respuesta