Los “ladrones digitales” ahora apuntan a las pymes: qué hay que hacer para evitarlo

Las pymes corren el mismo riesgo de sufrir un ciberataque que las organizaciones más grandes, aunque muchos no se den cuenta. Los ciberdelincuentes buscan datos de alto valor de los clientes, que son almacenados tanto por las pequeñas y medianas como por las grandes empresas.

Las pequeñas y medianas empresas experimentan, cada vez más, una mayor presión por ofrecer experiencias digitales a sus clientes, debido a los cambios en el panorama competitivo actual. Al proporcionarlas, son capaces de competir con empresas de tamaño similar e incluso pueden disputar clientes con organizaciones más grandes en el mercado digital. Aunque, por lo mismo, corren riesgos similares.

Las herramientas y tecnologías digitales permiten a las empresas de menor tamaño mejorar los esfuerzos de comunicación y fidelizar a sus clientes para satisfacer las crecientes demandas del consumo en línea.

No se trata de un simple complemento a sus modelos de negocio actuales, las pymes que no se adapten a estos cambios se quedarán atrás, por lo que es muy importante saber cómo modernizar el negocio sin correr riesgos.

En lo que respecta a la inversión digital, las áreas de enfoque clave deben incluir la nube, la movilidad y la gestión de las relaciones con los clientes (CRM, por sus siglas en inglés).

– La nube: se ha convertido en un elemento crucial porque ofrece una importante capacidad de procesamiento a un costo inicial menor, permite una mayor productividad y accesibilidad para los empleados, y posibilita a las empresas escalar rápidamente para seguir el ritmo de las demandas de sus clientes.

– Movilidad: muchas pymes están invirtiendo en el negocio móvil para mejorar la accesibilidad a través de una gama de dispositivos para los clientes, empleados y socios, desarrollando aplicaciones móviles y sitios web. Según un estudio de Capterra, el 88% de los consumidores investigan en línea antes de comprar en tiendas, entonces la presencia en línea se convierte en un imperativo para la supervivencia.

– Gestión de la relación con clientes (CRM): también están incorporando herramientas de terceros, como las CRM, para mejorar el compromiso con el cliente. Estas herramientas recopilan y organizan la información de los clientes y prospectos, lo que facilita el suministro de experiencias digitales personalizadas.

Como vemos, la modernización introduce una serie de beneficios para las pequeñas y medianas empresas, pero también abre la puerta a muchos riesgos de seguridad. Es por ello que resulta esencial desarrollar un enfoque bien pensado para asegurar que se están protegiendo contra los posibles riesgos de seguridad y que los datos de sus clientes están resguardados.

Las pymes corren el mismo riesgo de sufrir un ciberataque que las organizaciones más grandes, aunque muchos no se den cuenta. Los ciberdelincuentes buscan datos de alto valor de los clientes, que son almacenados tanto por las pequeñas y medianas como por las grandes empresas. Además, los ciberdelincuentes son conscientes de que este tipo de empresas suelen estar menos equipadas para defenderse de los ataques, lo que convierte a estas organizaciones en un objetivo más fácil.

Tomar atajos en relación con la seguridad puede crear riesgos innecesarios para las empresas y para sus clientes. Al aprovechar las herramientas de ciberseguridad de vanguardia y maduras, y también los servicios adecuados, las pequeñas y medianas empresas pueden modernizar sus redes y, al mismo tiempo, reducir la complejidad de operación y mitigar los riesgos de posibles ataques.

Fuente: El Cronista